5 formas de ayudar cuando un padre es abusado

Saber que se está abusando de un ser querido, ya sea emocional, verbal, sexual o físico, puede ser abrumador. La ira, la culpa y los sentimientos de impotencia son comunes y, aunque queremos ayudar, no siempre sabemos cómo. Especialmente cuando la persona abusada es un padre.

Cuando se produce un abuso entre personas que amamos, puede ser difícil saber qué hacer, pero hay pasos que puede seguir para superar esta situación poco saludable y brindar apoyo a quienes más lo necesitan.

1. Habla con el padre abusado

Es importante entender que las personas que tienen relaciones poco saludables suelen tener baja autoestima. Los abusadores prosperan con el control, por lo que sus parejas se sienten impotentes, a menudo viviendo en un estado de miedo y ansiedad constantes. La primera vez que mencionas tus preocupaciones, es posible que tus padres no estén listos para hablar. Sea sensible y respetuoso con sus límites.

Comience por reafirmar su amor en un espacio privado, luego exprese suavemente su preocupación. Por ejemplo: “Te amo, por eso me molesta cuando veo que te sucede (comportamiento poco saludable). No te lo mereces y estoy preocupado por tu seguridad y bienestar “. Esto es más efectivo que las declaraciones negativas y cargadas de emoción, como, “¡No puedo creer que aguantes eso! ¿Qué estás pensando?”

Evite confrontar o menospreciar al abusador. Las declaraciones que colocan al padre abusado en la defensa o lo hacen sentir mal actuarán como una barrera para establecer la confianza. Recuerde, las víctimas de abuso de pareja íntima (IPV) generalmente albergan un profundo amor por su pareja; no puedes despreciar eso si quieres llegar a ellos.

2. Escuche sin juzgar

Después de expresar su preocupación, escuche su respuesta con los oídos y el corazón abiertos. Olvídese del juicio y resista la tentación de interrumpir. Ahora es el momento de demostrar que te preocupas por ser una presencia estable y tranquila.

Esta puede ser la primera oportunidad que han tenido para abrirse sobre su situación; no se sorprenda si se resisten o tienen una reacción emocional fuerte. Ambos son naturales. Sea amable y, sobre todo, paciente.

Puede sentirse incómodo o difícil al principio, pero tenga la seguridad de que se vuelve más fácil. Cada vez que aborde el tema, ya que debe ser una conversación continua, no un evento único, sea consciente de que puede identificar el enfoque correcto que los tranquilice a ambos la próxima vez. Y si tu padre necesita más tiempo antes de estar dispuesto a compartir, respeta sus deseos. Lo mejor que puede hacer entonces es estar disponible, dándoles la oportunidad de acercarse a usted cuando se sientan más cómodos. De cualquier manera, nunca te rindas.

3. Ofrezca apoyo

Así como el abuso no es culpa tuya, tampoco es culpa de tus padres abusados. La pareja que muestra comportamientos poco saludables es responsable de sus propias acciones, por lo que, si bien es posible que queramos lanzarnos y arreglar todo, esta no es una expectativa realista. Como el Línea directa nacional contra la violencia doméstica El sitio web dice: “No es tu responsabilidad ‘rescatar’ a tus padres”. Es fácil olvidar esto cuando se le falta el respeto a alguien que amamos.

4. Entonces, ¿qué puede hacer usted para ayudar?

Podemos hacer pequeños esfuerzos diarios que ayudarán a nuestros padres de manera significativa. Aquí hay algunas sugerencias para apoyar a sus padres a través de una relación enfermiza:

  • Anime a sus padres a hablar con alguien: las autoridades, un consejero, un abogado, un amigo o familiar de confianza, etc.
  • Bríndeles recursos, como una línea directa de abuso doméstico o sitios web como www.thehotline.org
  • Recuérdeles que se cuiden; Con demasiada frecuencia, las personas que han estado en una relación poco saludable no se sienten dignas de un autocuidado básico.
  • Los abusadores a menudo monitorean el uso de teléfonos y computadoras, como mensajes de texto y correos electrónicos. Sugiérales que memoricen una línea directa de abuso doméstico y que les permitan usar su teléfono o un teléfono prepago cuando lo necesiten.
  • Recuérdeles con regularidad que está ahí para ellos y que los ama pase lo que pase
  • Pregunte qué puede hacer para ayudar
  • Pase tiempo de calidad con ellos: salgan a caminar juntos o tomen un café
  • Anímelos a participar en actividades de auto-empoderamiento fuera del hogar: únase a un gimnasio, estudio de yoga, club de lectura, clase de cocina, etc.
  • Limpiar la casa; un amigo me dijo una vez que incluso cuando la vida está en desorden, un hogar ordenado puede promover la paz y una sensación de control
  • Ofrézcase como voluntario para cortar el césped o ayudar a cocinar la cena
  • Si no vives con tus padres, una llamada telefónica amorosa sin agenda puede hacer maravillas
  • Regale un regalo que no cueste nada: las flores recogidas a mano o un cumplido sincero pueden iluminar los días más oscuros

Los padres y el abuso aprenden 3

5. Acepte su decisión

Este suele ser el paso más difícil. Como quiere que su padre abusado esté seguro, puede creer que la mejor solución es que se vaya, pero irse también puede ser peligroso; requiere un plan. De acuerdo a www.domesticabuseshelter.org, “Aproximadamente el 75% de las mujeres que son asesinadas por sus agresores son asesinadas cuando intentan irse o después de haber dejado una relación abusiva”. Además, se necesita un promedio de siete intentos antes de que la pareja abusada abandone la relación para siempre.

En otras palabras, si tu padre o madre va a salir de la situación de abuso, debe ser su decisión. No podemos empujarlos a hacerlo.

Y aunque quedarse puede ser igual de peligroso, puede ser la opción que elijan. Tendrán motivos con los que quizás no esté de acuerdo o no comprenda. Podría haber una dependencia financiera y períodos de “luna de miel” en los que la pareja enferma promete cambiar. Pueden quedarse por “el bien de los niños” o por miedo. Cualquiera sea la explicación, evite avergonzarlos, culparlos o envidiarlos. Irse puede parecer imposible para la persona atrapada en el ciclo de una relación poco saludable, pero usted puede ayudarla a superarla.

Si surge la frustración, recuérdese que es una hija o un hijo solidario, no el jefe del “equipo de rescate”. Ser una presencia fuerte y amorosa es a veces la forma más efectiva de brindar fuerza y ​​ayuda en momentos de necesidad.

Cuídate

El abuso afecta a familias enteras. Los miembros que lo presencian pueden experimentar estrés, depresión o ansiedad, recurrir a las drogas, aislarse o desarrollar problemas sociales y / o emocionales en el futuro. Si se los deja sin comer, también pueden atacar de otras formas nocivas para la salud, incluida la emulación del comportamiento abusivo.

Antes de que podamos ayudar a otros, primero debemos aprender a ayudarnos y curarnos a nosotros mismos; como dicen, no podemos dar lo que nos falta. Por eso es vital mantener un estado mental positivo incluso en situaciones aparentemente “desesperadas”. Para hacer esto, debemos aprender a controlar lo que lata control, por lo que cuando suceden cosas malas que no están a nuestro alcance para detener, estaremos mejor equipados para manejarlas.

Cómo ayudarse a sí mismo:

  • Mantenga pasatiempos saludables y resista las opciones dañinas que se disfrazan como soluciones rápidas, como el abuso de sustancias o los comportamientos sexuales peligrosos.
  • Lee buenos libros que te lleven de aventuras.
  • Diario para entender tus sentimientos
  • Nutre su cuerpo con alimentos nutritivos y beba mucha agua
  • Haga ejercicio todos los días, incluso si es solo un paseo después de la cena
  • Ten una buena noche y duerme
  • Pasar tiempo con los amigos
  • Confíe en alguien en quien confíe cuando los tiempos se pongan difíciles y no tema acudir a un consejero o adulto de confianza sobre la situación de su hogar
  • Recuerda, no estás solo; eres amado y esto también pasará

Pensamientos finales

Nunca hay un momento perfecto para hablar con alguien sobre el abuso. Los problemas difíciles nunca tienen respuestas fáciles y algunas situaciones pueden requerir una mayor intervención. Si cree que su padre o madre está en peligro inmediato, no se quede callado. Comuníquese con las autoridades.

Recuerde: podemos tender la mano con corazones amorosos dispuestos a ayudar, pero no podemos forzar el resultado. Mantener un sentido saludable de separación del resultado es crucial para evitar la fatiga por compasión o los sentimientos de resentimiento. Si nuestro ser querido decide quedarse con el abusador, debemos estar mental y emocionalmente preparados para amarlo a pesar de ello.

Tenga la seguridad de que si expresa su preocupación y comienza a mostrar apoyo ahora, el impacto que tenga podría generar un cambio positivo más adelante. Escuche, sea paciente, sea amable, esté presente y nunca pierda la esperanza.

Si cree que su padre está experimentando abuso en la relación, o si solo tiene preguntas sobre su propia relación, comuníquese con la línea directa nacional contra la violencia doméstica a través de su sitio web o llamando al 1-800-799-7233.

Entradas relacionadas: